jueves, 13 de septiembre de 2018

Un boliviano fue hallado muerto en España



La comunidad boliviana en Alicante, España, exige el esclarecimiento de la muerte del cochabambino Freddy Quiñones Guzmán, de 40 años, en circunstancias confusas. El cuerpo sin vida del boliviano fue hallado en una zona descampada, conocida como Virgen del Remedio. La Policía hizo el levantamiento del cuerpo tras 15 días de llevar desaparecido.

Su amigo Omar Ferrufino, con quien compartía un departamento en la ciudad española, denunció la desaparición de Quiñones ante la Policía tras notar que no daba señales de vida por más de dos días, según el reporte de Mariano Verdugo para EL DEBER Radio. La víctima dejó su hogar por problemas con su pareja y estaba viviendo con su compañero.

Quiñones fue hallado ahorcado de un árbol y se desconoce las circunstancias en las que murió. Su hermana Delia Quiñones exige justicia ante la Policía y busca ayuda para repatriarlo.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Instruyen al Consulado de Bolivia en Calama prestar asistencia a víctimas de incendio



La Cancillería instruyó al Consulado de Bolivia en Calama, Chile, prestar la asistencia necesaria a los bolivianos víctimas del incendio que ocurrió en la comunidad Frei Bonn de esa ciudad.

“Ante esta situación la cancillería boliviana ha instruido al consulado de Bolivia en Calama prestar la debida asistencia y protección consular a nuestros connacionales afectados", señala un comunicado público del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Según medios de prensa, el incendio que afectó ayer a la villa Toma Frei Bonn de Calama dejó al menos 100 casas destruidas, 400 damnificados y unas ocho personas con heridas leves, entre ellos tres bolivianos que resultaron con quemaduras.

La Cancillería expresó, además, su solidaridad con el pueblo y gobierno de Chile por las "lamentables consecuencias" del incendio.

Esa repartición de Gobierno informó también que se habilitaron números telefónicos de emergencia para que acudan los afectados: 56975869673 en Chile y 59177540466 en Bolivia.

martes, 11 de septiembre de 2018

Bolivia asistirá a sus ciudadanos afectados por el incendio en Calama



El Gobierno de Bolivia manifestó este martes su solidaridad con Chile por las consecuencias del incendio ocurrido en una villa miseria en el norte chileno e instruyó al consulado del país en Calama a asistir a los bolivianos afectados en ese suceso.

El Ministerio de Relaciones Exteriores difundió un comunicado en el que expresa "su solidaridad con el pueblo y Gobierno de Chile por las lamentables consecuencias del incendio ocurrido en el campamento “Frei Bonn” de la comuna de Calama, lugar donde también residen compatriotas bolivianos".

"Ante esta situación, la Cancillería boliviana ha instruido al Consulado de Bolivia en Calama prestar la debida asistencia y protección consular a nuestros connacionales afectados", señala el comunicado.

La Cancillería boliviana agregó que habilitó dos líneas telefónicas "de emergencia", a las cuales pueden llamar "los afectados y sus familiares".

El incendio, ocurrido este pasado lunes en la denominada toma Frei Bonn, dejó al menos cien casas destruidas, 400 damnificados y unas ocho personas con heridas leves, según informes preliminares.

Las autoridades regionales habilitaron un albergue en una escuela de educación básica, que funcionará a "máxima capacidad" para recibir a los damnificados.

Migrantes bolivianos en Sao Paulo



La migración es un problema estructural en Bolivia. Se estima —debido a que los datos oficiales no reflejan la magnitud del fenómeno— que la quinta parte de la población vive fuera del país, es decir, aproximadamente dos millones de bolivianos se encuentran principalmente en países como Argentina, Brasil, Chile, España y Estados Unidos.

Datos del último Censo de Población realizado por el Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE 2010) indican que la migración boliviana a Brasil se intensificó durante las últimas dos décadas. Se deduce que la causa de esto posiblemente tenga que ver con las mayores restricciones que impone el Gobierno de Estados Unidos para el ingreso de extranjeros después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, sumado a la crisis económica en Argentina y España. Asimismo, la Ley de Amnistía aprobada en Brasil en 2009 para que los inmigrantes regularizaran su situación en el país, también ha sido un estímulo importante para este crecimiento.

Según el cónsul general del Estado Plurinacional de Bolivia en Brasil, Jorge Ledezma, en 2017 solo en la ciudad de Sao Paulo la población migrante boliviana llegaba a la cifra de 350.000 personas, siendo solamente 80.000 las que estarían en situación regular. El 90% de toda esta población se dedica a trabajar en el ramo de la costura, trabajo a destajo que realizan miles de medianos y pequeños talleres para las grandes empresas de la industria textil brasileña, una de las más importantes a escala mundial.

Este tipo de trabajo realizado por bolivianos está caracterizado por la legislación brasileña como análogo a la esclavitud, debido a las condiciones precarias y a las excesivas jornadas laborales que se desarrollan en los talleres. La prensa brasileña y varios estudios académicos han reforzado esta idea, incluso indicando que existe una cadena de explotación de ciudadanos bolivianos contra otros bolivianos. Así, se ha enfocado esta situación exclusivamente en las condiciones precarias del trabajo, encasillando el análisis en una visión legalista, creando el estigma de inmigrante-esclavo-ilegal.

Es indudable que estas condiciones de trabajo en las que están envueltos los inmigrantes bolivianos son de explotación extrema y de nivel estructural. No obstante, en lo micro, lo que se observa es una situación abigarrada y no homogénea, presentándose además una interesante situación de movilidad social.

Por esta razón, la migración es un fenómeno que debe ser abordado como un hecho social total, como lo afirma el sociólogo argelino Abdelmaleck Sayad (1998). Es decir, que no puede ser analizada desde sus partes, sino que engloba un todo, el lugar de origen y el lugar de llegada, la historicidad de un proceso migratorio en particular y las historias de los sujetos que protagonizan este proceso.

En este sentido, el ensayo visual que presento en estas páginas reúne una selección de fotografías que realicé durante casi tres años como parte de mi tesis de maestría, en el cual analizo las características de la migración boliviana que radica en la actualidad en la ciudad de Sao Paulo, a partir de un concepto central teorizado por la socióloga boliviana Silvia Rivera Cusicanqui, como es lo ch’ixi (Rivera, 2015).

Con la fotografía quise desfragmentar imaginarios, una fuente de conocimiento que puede ser una herramienta contrahegemónica mediante narrativas visuales que pueden revelar los secretos encubiertos y fragmentados conscientemente por intereses políticos e ideológicos de la élite.

Se muestra entonces una serie de fotografías en las que se evidencia lo ch’ixi, una yuxtaposición de elementos contrarios que se complementan sin recrear un tercero, sino que por el choque de contrarios, cada parte se reinventa. Un concepto que piensa el mestizaje no como algo resuelto, sino que, desde un sentido crítico, cuestiona la idea de sincretismo o hibridismo cultural, y analiza las fusiones irresueltas de un colonialismo interno que se presenta en la vida cotidiana (Rivera, 2015).

Esta serie de fotografías quiere mostrar ese aspecto ch’ixi de la migración boliviana, donde la dimensión económica y la espiritual están íntimamente ligadas con la economía popular, la cual trasciende las fronteras y se reinventa en otros espacios y territorios expresándose simbólicamente en el hecho festivo, recreando un tiempo social y una comunidad imaginada.







Bolivianos, entre los más de 400 afectados por incendio en Calama


El incendio que afectó la tarde del lunes a una villa conocida como Toma Frei Bonn de Calama en Chile, deja al menos 100 casas destruidas, 400 damnificados y unas ocho personas con heridas leves, entre ellos tres bolivianos que resultaron con quemaduras, informaron las autoridades del vecino país.

El trabajo de los voluntarios de Bomberos fue reforzado con el carro lanza agua de Carabineros, cuyos efectivos se desplegaron por las casas incendiadas con el fin de asegurarse de que no había personas atrapadas. La policía uniformada reportó la evacuación de al menos 700 personas que viven en el lugar.

La gobernadora de la localidad de El Loa, María Bernarda Jopia, señaló al canal 24 Horas que en el campamento habitan alrededor de 750 personas la mayoría extranjeros. Precisó que entre los heridos hay un varón que fue trasladado al Hospital de Antofagasta con cerca del 30% de su cuerpo quemado, la víctima fue identificada como Franz Ignacio Lem (34), de nacionalidad boliviana. Los otros afectados fueron Katherine Cerrudo (24) y Geovanna Gutiérrez (30)

Las autoridades regionales habilitaron un albergue en una escuela de educación básica, informó EFE. Este lugar funcionará a "máxima capacidad" para recibir a los damnificados. De acuerdo a un catastro realizado en julio de 2017 por la anterior administración y que difunde el portal Emol, en el lugar habitaban, entonces, 769 personas, de las cuales el 42% eran menores de edad.

sábado, 8 de septiembre de 2018

Anuncian que los bolivianos retornarán desde Argentina

Comerciantes potosinos cuyos familiares se encuentran viviendo en Argentina anuncian que muchos retornarán al país debido a la crisis económica que experimenta el vecino país.

Aldo Muñoz destacó que sus familiares trabajan en la producción y venta de productos agrícolas en Argentina, pero quieren retornar a su natal Potosí porque dijeron que la situación económica es incierta y bajaron sus ventas de manera vertiginosa.

Otra comerciante que tiene familiares en Buenos Aires expresó su temor de que el retorno de miles de bolivianos genere una situación de tensión en las ciudades del país porque los que vuelvan intentarán incorporarse al mercado laboral y debido a la falta de trabajos podrían incorporarse al sector del comercio afectando a otros en el área.

sábado, 25 de agosto de 2018

Expulsión de reos bolivianos De 26 reos echados 13 tienen antecedentes

El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, informó ayer que de los 69 presos expulsados de Chile, 13 tienen antecedentes penales, empero no tienen ningún proceso abierto en el país. La tarde de ayer, 69 bolivianos que estaban cumpliendo condena por narcotráfico en Chile fueron puestos en la frontera de Tambo Quemado.

“Los 13 tienen antecedentes pero no mandamientos de aprehensión, las 69 personas estaban cumpliendo condenas en Chile y ese país tenía jurisdicción para apresarlos, al expulsarlos han renunciado a ejecutar esa condena”, dijo.

Quiroga aclaró que quienes no cuenten con mandamientos de aprehensión o no tengan pendientes con la justicia boliviana serán puestos en libertad.

“Se verificará uno por uno si tienen algún antecedente y si alguno tiene que cumplir alguna sanción en Bolivia lo hará, de lo contrario nosotros no tendríamos causales legales para detenerlos”, aseveró.

La autoridad de Gobierno manifestó que desde el jueves la Policía coordinó con Carabineros de Chile, quienes proporcionaron la lista de expulsados a través de la Dirección Nacional de Frontera (Dinafron), quienes realizan una evaluación exhaustiva en la base de datos y archivos de la Policía para ver si tienen procesos penales abiertos en nuestro país, además de antecedentes policiales.

“Los 69 están siendo puestos en frontera y van a ser recibidos por inmigración, la Policía tiene la instrucción de hacer la filiación para que los mismos queden en su registro tanto de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico y la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen”, dijo.

Por otro lado, aseveró que se tiene previsto evaluar desde el Gobierno Central el poner en frontera a súbditos chilenos que estén cumpliendo condenas en cárceles nacionales.

EXPULSIÓN

El jueves, ocho peruanos y 69 bolivianos que estaban recluidos en cárceles de Chile fueron expulsados por el Gobierno de dicho país.

En lo que va del año, la administración chilena expulso a 1.187 extranjeros que cometieron delitos o que se encontraban en Chile de manera irregular.

Esta es la cuarta deportación masiva que el Gobierno de Piñera lleva adelante, esta vez se trata de 69 bolivianos y ocho peruanos que fueron expulsados de Chile por órdenes judiciales, el 90% de los expulsados tiene que ver con condenas relativas a droga.

El 25 de junio, al menos 53 bolivianos detenidos en cárceles chilenas fueron devueltos a Bolivia como parte de uno de los mayores operativos ejecutados por la Policía de Investigaciones de Chile.

Los reos bolivianos formaban parte de un grupo de 200 reclusos, entre colombianos y peruanos, que también fueron devueltos a sus países, la mayoría imputados por robo y narcotráfico.