viernes, 30 de diciembre de 2016

Rescatan en Chile a tres niños bolivianos que eran explotados en tareas agrícolas

Instituciones de Chile rescataron a tres niños bolivianos de 8, 9 y 15 años, todos hermanos, que según una denuncia eran explotados en trabajos agrícolas, en el sector kilómetro 12 de Antofagasta.

Tras recibir una denuncia sobre el caso, autoridades del Servicio Nacional de Menores (Sename), Dirección del Trabajo y la Policía de Chile verificaron el hecho irregular y activaron las medidas necesarias para resolver esta situación, según reporta el diario El Mercurio de Antofagasta.

Respecto de este caso, el director regional del Sename, Patricio Reyes, precisó que "esta fiscalización nació de una denuncia que recibió el servicio. Se nos dijo que había niños en situación de trabajo en las parcelas".

Agregó que "para verificar este caso nos acercamos al lugar encontrando a los menores en precarias condiciones de higiene y habitabilidad, por lo que procedimos a hacer las coordinaciones a fin de llevarlos a un lugar que resguarde su seguridad, higiene y dignidad. Lo más impactante es ver sus manos de color amarillento, similares a las de un adulto que trabaja la tierra".

Las autoridades de Chile investigan la situación migratoria de la familia de los menores, quienes habrían ingresado al vecino país de manera ilegal y vivían sin las condiciones mínimas tanto de higiene como de seguridad.

La Dirección Regional de Trabajo de Chile ordenó que los menores sean retirados del lugar y trasladados a un lugar adecuado, mientras se soluciona su retorno a Bolivia.

"Lamentamos profundamente este tipo de vulneraciones hacia los niños, quienes estaban viviendo en condiciones indignas y encerrados por las noches, ejerciendo un trabajo precario y expuestos a riesgos que atentan contra su integridad física y síquica", enfatizó el director regional del Trabajo de Chile, Rubén Gajardo.

A la Dirección Regional de Trabajo se derivaron otras denuncias de irregularidades, entre ellas la detección de cinco trabajadores bolivianos indocumentados que realizaban labores de agricultura sin las condiciones mínimas.

"Durante el proceso de fiscalización fueron cursadas un total de 9 multas a Yasmani Saavedra, empleador de origen boliviano que cuenta con permanencia definitiva en Chile", señala el medio de comunicación.

Descubren caso de explotación a niños bolivianos en el norte de Chile

Un impactante caso de vulneración de derechos infantiles quedó al descubierto en las últimas horas en el sector conocido como Kilómetro 12 de Antofagasta, donde tres hermanos de nacionalidad boliviana debían realizar agotadoras labores agrícolas en una parcela.

Tras recibir una denuncia hasta el lugar -ruta a Calamaconcurrieron autoridades del Servicio Nacional de Menores, Dirección del Trabajo y carabineros de la Segunda Comisaría.

Efectivamente en la parcela fueron encontrados los hermanos de 8, 9 y 15 años junto a dos adultos que estaban trabajando. Estos no tenían ningún tipo de documentación.

De inmediato se activaron los protocolos para terminar con esta grave vulneración de derechos. Por ello, la Gobernación de Antofagasta instruyó a la Policía de Investigaciones para que fuera hasta la propiedad e indagara sobre la situación migratoria de la familia.

Paralelamente tomaron contacto con el Tribunal de Familia para que determinara la forma de resguardar a los tres hermanos.

Respecto de este caso, el director regional del Sename, Patricio Reyes, precisó que "esta fiscalización nació de una denuncia que recibió el servicio. Se nos dijo que había niños en situación de trabajo en las parcelas”.

Agregó que "para verificar este caso nos acercamos al lugar encontrando a los menores en precarias condiciones de higiene y habitabilidad, por lo que procedimos a hacer las coordinaciones a fin de llevarlos a un lugar que resguarde su seguridad, higiene y dignidad. Lo más impactante es ver sus manos de color amarillento, similares a las de un adulto que trabaja la tierra”.

Derechos

Este caso constituye una grave vulneración a los derechos de los niños, ya que fueron ingresados de manera ilegal al país, sin identificación y eran mantenidos sin las condiciones mínimas de higiene y seguridad. La autoridad determinó que fueran ingresados a una residencia de la ciudad, mientras regularizan la situación migratoria de la madre.

"Lo principal es tratar de restablecer los derechos de estos niños. Entregarles todo lo necesario para que puedan retornar a Bolivia. Estamos impactados por las circunstancias en las que encontramos a esta familia, la que creemos fue embaucada para venir con la promesa de una mejor vida, lo que claramente no pasó”, agregó.

Durante la fiscalización realizada por la Dirección Regional del Trabajo, donde se detectó explotación de trabajo infantil, el organismo ordenó el retiro inmediato de los niños en coordinación con Sename y el Tribunal de Familia.

"Lamentamos profundamente este tipo de vulneraciones hacia los niños, quienes estaban viviendo en condiciones indignas y encerrados por las noches, ejerciendo un trabajo precario y expuestos a riesgos que atentan contra su integridad física y síquica”, enfatizó el director regional del Trabajo, Rubén Gajardo, quien fue parte del proceso fiscalizador.

Irregularidades

Las diligencias de la Dirección del Trabajo también derivaron en una serie de irregularidades como la detección de cinco trabajadores extranjeros, oriundos de Bolivia, indocumentados que desempeñaban laborales sin las condiciones mínimas en las parcelas.

Durante el proceso de fiscalización fueron cursadas un total de 9 multas a Yasmani Saavedra, empleador de origen boliviano que cuenta con permanencia definitiva en Chile.

Bolivianos “se comen” el mundo

La falta de empleo rentable en el país y la realización de aspiraciones son las principales razones que llevaron a los migrantes a salir del país. El fenómeno se hizo más evidente en la década de los 80, cuando emprendieron rumbo a la Argentina y a los Estados Unidos.

Si bien asumieron tareas difíciles, lograron difundir la cultura latinoamericana. Han consolidado espacios donde el idioma en el que se comunican es el español, donde se comen las platillos típicos y se hace gala de la música y los bailes propios de Bolivia y de los países vecinos. Son importantes ámbitos de pertenencia y solidaridad.

Para la investigadora y directora del Centro de Planificación y Gestión (Ceplag) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Carmen Ledo, la movilidad humana surge como la búsqueda de alternativas económicas ante la crisis del aparato productivo en el país.

Las principales tareas en las que se desenvolvieron fueron la construcción y la agricultura, en el caso de los hombres, y el cuidado de niños o adultos mayores, en el de las mujeres.

Los ciudadanos que se van lo hacen para mejorar sus ingresos, buscar un empleo o mejorar su educación, mientras que los que retornan huyen principalmente de los problemas económicos que sufren otros países.

La explicación realizada por la investigadora es corroborada por Ivan Nakamura, uno de los cerca de 8.000 bolivianos que viven en Suiza. El beniano radica en Europa hace 11 años. El 5 de agosto de 2005 llegó a España y el 4 de septiembre del mismo año a Suiza.

Nakamura decidió irse a Europa por la falta de trabajo. Como a muchos, le llegaron rumores de que en Suiza se ganaba mucho dinero. “Se escuchaba que un barrendero tenía un salario mensual de 5.000 dólares”.

Tomó la decisión y emprendió rumbo a lo desconocido dejando a su familia en su natal Trinidad. Ledo dice que esta es la realidad de las historias de los que atraviesan las fronteras en busca de mejores oportunidades para ellos y sus parejas e hijos.

En el estudio Migraciones Internacionales y Remesas, publicado en 2016, se señala que en una tercera parte de hogares cochabambinos encuestados hay un familiar en el extranjero. Cuando se analiza el destino cobra relevancia España e Italia (en Europa), y Argentina, Brasil y Estados Unidos.

La migración en un fenómeno histórico en la humanidad. Sin embargo, en los últimos años se presentan más frenos. Para Nakamura, la situación de los latinoamericanos es más complicada en Suiza porque no forma parte de Unión Europea. A pesar de la traba, “es posible salir adelante porque el bolivianos es conocido como trabajador”.

HISTORIAS DE VALENTÍA

Nancy Magaly Acevedo actualmente es una emprendedora, que ingresó al negocio del mercado en red, situación que le permite manejar sus horarios y cuidar de su esposo y de sus dos hijas.

Ella vive hace 13 años en Madrid y desde su adolescencia tuvo el sueño de “comerse el mundo” y a los 13 años dejó Kami (Ayopaya), donde su padre trabajaba como minero. A los 19 emprendió la aventura. Cruzó el Atlántico y llegó al Viejo Mundo. Su único fin era encontrar trabajo para mantener a su hija que se quedó en Bolivia con un familiar. “Emigrar es para gente que tiene claro lo que quiere y está consciente que empezar es difícil, pero no imposible”, dice.

Tomó la decisión aunque no conocía a nadie. Su único punto a favor era el dominio del idioma. A su llegada a España trabajó como asiste personal y en la limpieza de obras de construcción. Por su condición de ciudadana “ilegal” llegó a trabajar hasta 15 horas diarias.

La migrante cuenta que son pocas las leyes que amparan a los extranjeros que no cuentan con residencia. “Si uno no conoce la legislación laboral, pierde el derecho de poder exigir un aumento o un aguinaldo”.

Ella también trabajó como empleada “cama dentro”, pero lo dejó porque el esposo de su jefa la acosaba. Hubo temporadas en que dormía tres horas al día. Se empleó como camarera en turnos de siete de la noche hasta las cuatro de la madrugada. Tres horas después continuaba su faena limpiando casas, hasta pasado el mediodía. Los fines de semana trabajaba cuidando a personas mayores.

En ese entonces, el amor también tocó su puerta y formó su hogar, donde nació su segunda hija. Con el paso del tiempo logró que su hija mayor se vaya a España.

Para Nancy Magaly, otro de los problemas que los bolivianos enfrentan en el exterior es la insuficiente formación.

“Lo peor es que estudiamos para seguir siendo empleados”.

A pesar del poco tiempo que disponía, comenzó a estudiar la carrera de Auxiliar de Enfermería, vía internet.

A los cinco años de permanencia en Madrid, consiguió permiso de residencia. A pesar de que comenzó a ejercer en su profesión, no lograba disponer de tiempo para su familia, es por ello que ingreso al negocio en el mercado virtual, lo que le permitió realizar su sueño. “Para mí, la vida es estar con los hijos, dedicarte tiempo a tí mismo y poder disfrutar de lo que haces”.

Por su parte, Ivan Nakamura espera trabajar tres años más en Ginebra y después regresar a Bolivia o algún país latinoamericano. Coincide con Magaly acerca de las dificultades que enfrenta un migrante en Europa, pese a su fortaleza. “Con decirte que siento menos frío en la montaña que las personas que se han criado aquí (Suiza)”.

Los bolivianos son fuertes y trabajadores y su mano de obra es reconocida y demandada, pero el trato es diferente al de los europeos. “A pesar de todo, es posible adaptarse a todo”, dice Nakamura.

Ambos aseguran que extrañan su patria y su familia, aunque dicen que llevan a Bolivia en el corazón y la tienen presente donde quiera que estén.



BÚSQUEDA DE SUEÑOS

La realización de aspiraciones motivó a los esposos Tatiana Chávez Chacón y Jorge Luis Ríos Martínez a buscar nuevos horizontes en Europa. Decidieron emigrar a Italia hace nueve años para ejercer su profesión, la comunicación social.

La pareja explica que su ventaja, sobre otros bolivianos que llegan a Europa, fue que contaban con el apoyo de familiares que radicaban allá. No fue fácil, al principio tuvieron que trabajar en todo tipo de labores, como la mayoría de los migrantes.

Con esfuerzo lograron estabilizarse económicamente y comenzaron a ejercer el periodismo. Sus primeras experiencias en medios de comunicación fueron en “Hola Italia” y “Bérgamo Sport”. Esto les abrió importantes espacios y les generó experiencias satisfactorias como la cobertura de la investidura del papa Francisco, en el Vaticano, y la demanda marítima boliviana en La Haya, en Holanda.

Luego, lograron alianzas laborales con medios impresos y televisivos bolivianos. Fue una experiencia positiva.

Ahora, esperan a su primogénita, Giorgia, para el 22 de diciembre. La aguardan con gran ilusión.



LA CULTURA

A 649 kilómetros de distancia, en Suiza, radica Sandra Mejía López. Llegó allá junto a su familia en 2004 y desde entonces vive en Ginebra. Para ellos es importante la promoción de la danza boliviana, tanto en Suiza como en los demás países de Europa.

Hace siete años integran la fraternidad de morenada Inty Raymi. En algunas ocasiones también bailan otros ritmos como caporales y tobas. “Siempre tratamos de mostrar nuestra cultura aunque no somos muchos bolivianos en esta cuidad (Ginebra)”.

Mejía cuenta que el grupo se fundó en 2007, y ellos ingresaron un año después, primero se incorporó Sandra junto a su hermana y posteriormente, sus hijas menores. “Ellas no nacieron en Bolivia pero les gusta nuestra cultura”.

La principal satisfacción para la familia Mejía, y los demás participantes de la agrupación es “ver cómo los europeos disfrutan del colorido de los fastuosos trajes y del ritmo cadencioso”.

La danza les permitió participar en diferentes actividades de países vecinos, por ejemplo en los carnavales de París (Francia) y Barcelona (España). También asisten a presentaciones en ciudades como Lausanne y Zurich, donde participan por premios económicos. “Conocemos casi todos los cantones de Suiza” y cuando llegan grupos como los Kjarkas, Llajtaymanta y María Juana, suelen acompañarles como parte del cuerpo de baile.

El amor por la cultura también se refleja en las actividades que realizan los residentes bolivianos en Estados Unidos. Los migrantes cuentan que las principales dificultades encaradas son el idioma, la comida y la cultura.

David Joaniquina Uribe, quien vive más de 30 años en Suecia, dice que “lo que más se extraña es la cultura y la espontaneidad de la gente, nuestra música, los vínculos familiares que aún se conservan en nuestros países”.

Joaniquina destaca la visión cosmopolita del mundo del mundo que existe en el país nórdico, debido al elevado nivel educativo que existe.

Otras ventajas en las que coinciden los migrantes son relacionadas al orden, la disciplina y seguridad. Además, el apoyo gubernamental a las manifestaciones artísticas y culturales.




Detienen a dos bolivianos con cocaína en Chile



Dos ciudadanos bolivianos que viajaban desde Iquique a Santiago fueron detenidos transportando droga dentro de sus organismos. Los acusados habían ingresado de manera ilegal a ese país, por pasos no habilitados en el sector de Colchane.

Datos proporcionados por Carabineros indican que en total se incautaron 3 kilos 183 gramos de cocaína líquida. Uno de los detenidos, de 36 años, tenía 32 ovoides recubiertos de látex con la droga; mientras que la segunda persona, de 45, mantenía 29 de la mismas características.

El reporte agrega que ambos viajaban en un bus de la empresa Tur Bus. Fueron controlados en la Ruta 5 Norte tras manifestar problemas de salud. La droga fue encontrada tras un examen en el hospital de La Ligua, región del Valparaiso y ahora los dos sujetos están a disposición de la justicia.

En Argentina absuelven a boliviana quechua parlante



La Cámara de Casación Penal de Argentina determinó absolver la condena de prisión perpetua que pesaba sobre la ciudadana boliviana Reina Maraz, acusada de haber asesinado a su marido en 2010.

De acuerdo con la agencia argentina Télam, Maraz de habla quechua no contó con un traductor durante su audiencia cautelar. Esta situación fue considerada para absolver la pena judicial.

“(Maraz) no había podido defenderse hasta que tuvo una intérprete de su lengua (quechua) para relatar que era víctima de violencia de género y que no mató a su pareja", confirmó Margarita Jarque, directora de Litigio Estratégico de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM).

Hasta la semana pasada, Maraz cumplió prisión domiciliaria desde su condena en 2014, pero el 22 de diciembre pasado se conoció la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Quilmes de otorgarle el beneficio de la excarcelación, informa el diario argentino.

Antecedentes

El 16 de noviembre de 2010 la mujer, embarazada de su tercer hijo, denunció en una comisaría de Florencio Varela la desaparición de su marido, Límber Santos, con quien había migrado desde una zona rural de Bolivia un año antes junto a sus hijos de 5 y 3 años.

A los cuatro días el cuerpo de Santos apareció enterrado en los fondos de un terreno donde había unos hornos de ladrillo donde ambos trabajaban, y ella fue detenida.



También estuvo preso por el hecho Tito Vilca, un vecino que peleó con Santos por una deuda de dinero, pero el hombre falleció en la cárcel sin poder dar testimonio en el juicio de Maraz.



La teoría de la fiscalía fue que la mujer y Vilca asesinaron a Santos ahorcándolo porque querían robarle dinero.



En 2014, el TOC 1 de Quilmes integrado por Silvia Etchemendi, Marcela Alejandra Vissio y Florencia Butiérrez condenó a prisión perpetua a Maraz por homicidio agravado por alevosía y premeditación, siguiendo el pedido del fiscal Fernando Celesia.



En 2012 la CPM conoció a la mujer durante una inspección a la cárcel de Olmos, donde los profesionales se dieron cuenta de que la mujer no hablaba ni entendía el español, mientras esperaba el juicio oral detenida.



A partir de ese momento la acompañaron y lograron que le dieran prisión domiciliaria, ya que ella había tenido a su último hijo en la cárcel.



El caso de Reina también develó que en Poder Judicial bonaerense no existían intérpretes de lenguas originarias, sobre lo cual ahora hay en proceso un registro.



Para la CPM, el caso de Maraz reveló la situación de las mujeres víctimas de violencia, migrantes, aisladas que no pueden comunicarse.



Una vez que contó con la intérprete Frida Rojas, Reina detalló las distintas violencias que sufría, al punto de ser "entregada" por su marido a un vecino en pago de una deuda, es decir violada, y obligada además a venir a la Argentina bajo amenazas de Santos de quitarle sus hijos.


miércoles, 28 de diciembre de 2016

La creatividad y el talento de Andrea, Paula y Mariana



Mariana Paccieri (cochabambina), Andrea Ruiz (tarijeña)y Paula Casado (pampeana) trabajaban independientemente en Buenos Aires. Las ganas de emprender algo nuevo las llevó a plantearse en formar un equipo y cuando se presentó el concurso de Casa FOA, decidieron unirse para participar en él.

Paula, trabajaba con una empresa constructora y realiza reciclaje de viviendas, Andrea trabajó para varias casas bolivianas de diseño y actualmente tiene una marca de Zafus de meditación y tapizados (CachiBAche), y Mariana trabaja de forma independiente en diseño interior y arquitectura tanto en Bolivia como Argentina.

“Nos parecía que juntas podíamos formar un lindo equipo, cada una teniendo distintos pero a la vez compatibles conocimientos. Y es a partir de este proyecto que decidimos trabajar juntas como Estudio MAP”, cuentan.

Casa FOA es el evento de Diseño, Arquitectura y Paisajismo más reconocido de Argentina, realizado en Buenos Aires. Es un espacio para el libre desarrollo de la creatividad, un lugar de encuentro en el que diseñadores, arquitectos, decoradores y paisajistas seleccionados por su talento y prestigio comparten con el público sus búsquedas y sus hallazgos; es un referente para conocer las últimas tendencias del Diseño. Cada año lanzan un concurso para nuevos talentos: LA BECA CASA FOA. El premio consiste en un espacio dentro de la muestra sin costo de participación, en la que los ganadores pueden exponer su diseño y ser parte de este evento. Este año la temática del concurso era el diseño de un Living Argentino.

Mariana, Andrea y Paula obtuvieron el 2do lugar y fueron elegidas para formar parte de Casa FOA 2016, donde adaptaran la propuesta original al diseño del Showroom de Sponsors Oficiales.

También dentro de la muestra se evalúan todos los espacios, que este año fueron 52, y se premian a los mejores 3 espacios en diseño interior y los 3 mejores espacios en Paisajismo con el Premio de Mercedes Malbran.

“Nosotras obtuvimos la 1ra mención en Paisajismo por nuestro Patio de Meditación, un ambiente de menos de 1.5m2 contiguo a nuestro Living”, explican.

En el proceso de selección se presentaron alrededor de 100 arquitectos y diseñadores, un jurado cerrado compuesto por reconocidos arquitectos, diseñadores y miembros de casa FOA evaluó los proyectos y eligieron este año 2 proyectos para la exposición, entre ellos está el trabajo de Mariana, Andrea y Paula sido reconocido con una “1ra Mención Especial”.

M conversó con estas tres talentosas mujeres sobre esta experiencia.

¿Por qué creen que su proyecto ganó el premio?

De la BECA CASA FOA: La temática del concurso era “El Living de Diseño Argentino”. Creemos que abordamos muy bien la conceptualización de lo que es Argentina como cultura y territorio, eso se vio reflejado en nuestra propuesta. Además le dimos un plus al proyecto al reciclar un material industrial para hacer la biblioteca del espacio, usamos lámparas de cartón y materiales naturales incorporando un criterio de sustentabilidad y contacto con la naturaleza.

Dela 1ra MENCION EN PAISAJISMO: Nosotras más que diseñar un espacio quisimos dar una experiencia al espectador, por eso recreamos un jardín en un espacio tan reducido de 1.5 x0.9 m, en la que la persona que entraba podía experimentar la sensación de estar en un jardín infinito lleno de kokedamas, a través de la energía, el olor y la humedad de las plantas acompañado de música y pajaritos de papel.

¿Qué significa este premio para Ustedes?

Para nosotros fue una vitrina en la que alrededor de 60.000 personas recorrieron la muestra y pudieron ver nuestro trabajo, también nos insertamos en el ámbito del Diseño, donde conocimos a otros arquitectos, artistas y proveedores. Gracias a la exposición actualmente tenemos nuevos clientes en Buenos Aires.

¿Qué proyecciones profesionales tienen como equipo?

En el corto plazo queremos concretar proyectos con los contactos que hicimos durante la exposición. Y a futuro idealmente queremos expandir el equipo, seguir generando propuestas innovadoras, investigando y aprendiendo para estar siempre al servicio de mejorar la vida de quienes habitan nuestros espacios. Para nosotras el trabajo en equipo es clave, por lo que siempre buscaremos hacer proyectos interdisciplinarios.

SOBRE CASA FOA

Es una exposición internacional y anual de arquitectura, industria, diseño interior y paisajismo realizada en Buenos aires, Argentina Con éxito creciente desde 1985, Casa FOA es un referente indiscutido en la agenda cultural del Diseño Mundial.

Surgió como iniciativa de Mercedes Malbran de Campos y un grupo de señoras, con el propósito de recaudar fondos para la Fundación Oftalmológica Argentina “Jorge Malbran” (FOA).

Si la misión científica de la Fundación es acercar a más gente a una perfecta visión de las cosas, la idea motriz de Casa FOA es mostrar opciones para vernos mejor, proponiendo perfiles nítidos de los valores arquitectónicos y culturales del país, exhibiendo su capacidad para la creación de estilos y formas.

Este año se trata de la sede nro.33. Inspirados por el espíritu del Bicentenario de su Independencia, los clásicos nombres de la muestra y los nuevos creativos acercan su mirada contemporánea, en espacios soñados que sintetizan las nuevas formas del habitar.

Estar a la altura de la vanguardia, mirar hacia adelante, fomentar el talento nacional, abrir fronteras, fortalecer la presencia del arte, crear con conciencia sustentable. En definitiva, delinear ese camino que busca mejorar la calidad de vida puertas adentro. Esa es su misión.

Y en esta nueva sede, las ventanas se abren y la luz vuelve a entrar, para darle vida a una vieja casona que funcionó como hogar de ancianos hasta el 2010.



“Nosotras buscamos crear espacios que inviten al encuentro y la contemplación. Los transformamos para que generen sensaciones en quienes los habitan, mejorando su calidad de vida”

Paula Casado, arquitecta, Mariana Paccieri, arquitecta y Andrea Ruiz Romero, diseñadora de Interiores, integrantes de ESTUDIO MAP y ganadoras del concurso.



Más información: http://www.casafoa.com


Video Joven boliviano crea un imperio de colchones en México

Carlos Salinas, un joven ingeniero luchó para convertirse en un exitoso empresario en el mundo de los colchones en México

Ver el video en http://www.telemundo.com/noticias/2016/12/27/joven-boliviano-crea-un-imperio-de-colchones-en-mexico

sábado, 24 de diciembre de 2016

Feminicida boliviano mató a sus dos parejas en Argentina

Un hombre que estaba en prisión preventiva por el presunto asesinato de su novia, mató a su actual pareja durante una visita íntima a la cárcel y después se suicidó. El feminicidio, perpetrado por Henry Coronado, de 37 años y nacionalidad boliviana, tuvo lugar en una cárcel de la provincia argentina de Tucumán (norte) este miércoles, el mismo día en el que la Legislatura provincial declaraba la emergencia por violencia de género.

Según el diario local La Gaceta de Tucumán, Elizabeth Yanina Aguirre llegó al penal de Villa Urquiza junto a sus hijos, de 14 y seis años, para visitar a su pareja. Cuando finalizó el tiempo de la visita, el guardia fue hasta la celda para dar por concluido el encuentro y se encontró a la pareja muerta. Ella tenía síntomas de haber sido golpeada y estrangulada y el preso se había ahorcado con una sábana atada a la ventana. Los investigadores sospechan que la mujer fue sorprendida y no tuvo tiempo para pedir auxilio.

Coronado llevaba un año y medio en prisión preventiva a la espera de ser juzgado por el feminicidio de Leydi Meneses, perpetrado en marzo de 2015. Meneses, de 42 años y madre de tres hijos de una relación anterior, fue vista por su familia por última vez cuando subió al automóvil de su novio rumbo al baile de carnaval de la localidad de Ranchillos. Al día siguiente fue encontrada golpeada y sin vida dentro del vehículo, que había sido abandonado sobre las vías del tren a 20 kilómetros del municipio. La autopsia determinó que la mujer falleció de un golpe en la cabeza. Diez días después, el fiscal dictó prisión preventiva para Coronado. Texto: El País.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Reina Maraz Bejarano, la joven boliviana condenada a perpetua, recuperará su libertad

Reina Maraz Bejarano, la mujer boliviana de 28 años, que apenas comprende el castellano pero que sin embargo pasó varios años en una cárcel bonaerense acusada del asesinato de su marido maltratador y bebedor, firmará este viernes su libertad, luego de la decisión en ese sentido del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Quilmes que hizo lugar al pedido de libertad del defensor de Casación, anunciaron a Contexto fuentes de la Campaña Nacional Contra las Violencias Hacia las Mujeres (CNVM).

El 28 de octubre de 2014, mientras Reina cumplía prisión preventiva, el mismo Tribunal la condenaba a cadena perpetua. En los próximos días se espera la decisión del Tribunal de Casación Penal de La Plata.

La Comisión Provincial de la Memoria (CPM) confió en que “pronto Casación se expida en un sentido favorable para que puedan comenzar a repararse los daños producidos por una condena injusta, arbitraria y discriminadora del mismo tribunal que hoy la libera”.

Desde hacía un año, Reina cumplía arresto domiciliario en la casa de una hermana en el sur del Conurbano, junto a su hija de cinco años, tras haber pasado varios años en la Unidad 33 de Mujeres de Los Hornos.

Reina Maraz Bejarano, condenada por mujer, pobre, indígena y víctima de violencia de género, fue también víctima de no hablar la lengua de la justicia bonaerense que no contaba con traductores de quechua.

La CPM saludó decisión del Tribunal de Quilmes de poner en libertad a Reina. Ese mismo organismo fue el que a fines de 2011 denunció, tras una visita de monitoreo a la cárcel, la situación de esa detenida que apenas entendía el castellano.

No obstante lamentó que “la justicia en primera instancia no quiso ver ni oir” en su momento la verdad de Reina. “Si lo hubiera hecho Reina no habría padecido todos los sufrimientos de los que fue víctima durante estos seis años”, aseguró la CPM en un comunicado.

A fines de noviembre pasado, Reina Maraz Bejarano, se presentó ante los tres jueces de la Sala 6 del Tribunal de Casación Penal en La Plata, en el marco de una revisión de su condena. Ese Tribunal debería pronunciarse al respecto “antes de fin de año”, es decir la semana entrante, precisaron fuentes de la Campaña.

En esa audiencia “el Fiscal reconoció que Reina era víctima de violencia emocional, física y psíquica, y ello es un gran triunfo en esta lucha”, recordaron desde la CNVM.

Nacida en Avichuca, un pueblo árido de Bolivia, Reina sólo habla su lengua materna, el quechua. En octubre de 2014 había sido condenada a perpetua Fue por el homicidio en concurso con terceros en 2010 de su marido, Limber Santos, con quien había venido desde su país natal.

Para la CPM, el caso de Reina puso en evidencia “la situación de extrema vulnerabilidad en tanto víctima de las múltiples violencias que promueve y sostiene el sistema judicial”.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Hornos ladrilleros de Allen emplean niños bolivianos Parte 1

INTRODUCCIÓN DE EDICIÓN

EL DIARIO reproduce el informe publicado por el Foro de Periodismo Argentino en el marco del proyecto La Otra Trama (19-12-16): http://www.investigacionesfopea.com/hornos-ladrilleros/

Este trabajo refleja la situación de muchos compatriotas que viven fuera de nuestras fronteras y que lejos de Bolivia deben enfrentar la crudeza de la pobreza incluso empleando a sus hijos, que son explotados y maltratados.

Este trabajo llegará a su amable conocimiento en dos partes por lo extenso del valiosos contenido, que enriquece la investigación periodística latinoamericana.

LADRILLO SOBRE LADRILLO

En los últimos 20 años, cientos de familias llegadas de Bolivia se fueron instalando en esta ciudad de Río Negro para elaborar ladrillos. Hombres, mujeres y niños viven y trabajan en campamentos. Esta actividad productiva —que mueve más de 40 millones de pesos al año— se desarrolla en medio de la informalidad laboral, la precariedad habitacional y el trabajo infantil. El empuje de una comunidad que vino a la Argentina en búsqueda de mejores oportunidades está sujeto a una red de empleo no registrado que vulnera sus derechos. Esta investigación presenta la vida en estas poblaciones, los patrones culturales que chocan con el pleno ejercicio de los derechos sociales y laborales, y el rol del Estado en ese contexto.

Juan lleva diez horas trabajando sin parar y en su rostro corren gotas que se transforman en barro cuando tocan la arcilla seca que se le pega en la frente. Sus manos y su cintura se mueven sin descanso. Tiene que cortar más de 1.000 ladrillos para que la jornada rinda y el esfuerzo se traduzca en algo más de 400 pesos. Su esposa, parada a tres metros de altura, apila en una hornalla miles de piezas. Cuando terminen de quemarse, quedarán listas para la venta. Su hijo, de casi 15 años, empuja una carretilla llena de barro.

Como esta familia, cuyos nombres han sido cambiados para proteger su identidad, otras cientas viven en los campamentos de Allen. Los ladrillos que se elaboran en esta localidad de 40 mil habitantes, ubicada en el Alto Valle de Río Negro, Argentina, son conocidos por su calidad en toda la Patagonia. Sin embargo, detrás de esta actividad, que ha tomado gran impulso en las últimas dos décadas, hay trabajadores explotados por una red de empleo no registrado que vulnera sus derechos.

Casi en su totalidad, los obreros que trabajan en la elaboración de ladrillos provienen de Bolivia y llegaron a la Argentina junto a sus familias con la esperanza de encontrar un empleo que les permita sobrevivir. En esa lógica de subsistencia, se convirtieron en el eslabón más débil de una cadena que mueve millones de pesos por temporada.

LA PRODUCCIÓN

Según un estudio realizado por la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), la producción ladrillera de Allen alcanzó un número de entre 16 y 24 millones de piezas en la temporada 2013-2014. Y la recaudación anual en venta de ladrillones (apenas más grandes que los ladrillos comunes) de Allen —contemplando una pérdida del 10% y sin contabilizar costos de materias primas ni laborales— superó los 42,5 millones de pesos.

El volumen de dinero que genera la actividad ladrillera constituye uno de los flujos económicos más importantes de la ciudad, pero se fuga por los canales de la informalidad. Según el área de Comercio de la Municipalidad de Allen, en la actualidad no existe ningún horno ladrillero con habilitación comercial. De los 120 hornos que se calcula que se encuentran en funcionamiento, apenas un 25% están inscriptos como monotributistas y solo unos pocos tienen la categoría de responsables inscriptos.

Un relevamiento que llevaron adelante los propios ladrilleros en el 2010 es el único dato de referencia que se conoce sobre la cantidad de personas que viven en Colonia 12 de Octubre, el campamento más grande de Allen. De acuerdo a lo relevado, había por entonces unos 5.000 habitantes y la actividad generaba 350 puestos de empleo. Ahora, se estima que la población ladrillera ha experimentado un decrecimiento porque el cambio de moneda en la Argentina dejó de convenirles a los obreros golondrina que llegan desde Bolivia.

Cada día, decenas de camiones ingresan a Colonia 12 de Octubre para comprar ladrillos. La carga es tan irregular como el resto de las actividades y es realizada por “changas” de nacionalidad argentina.Los camioneros “levantan” a los cargadores en el ingreso al campamento y les pagan 100 pesos por cada 1.000 ladrillos estibados. A corto o mediano plazo, se lee en el rostro de los cargadores el peso del trabajo, que termina provocando severas lesiones en la cintura y la columna. Muchas veces, se ven adolescentes acarreando los ladrillos desde las hornallas hasta los camiones.

En cada campamento, existe una zona de trabajo en la que están localizados los pisaderos (espacio en el que se arma la mezcla del barro para los ladrillos), las canchas (donde se cortan y se dejan secar los ladrillos) y las hornallas en las que se cocinan las piezas.

Generalmente, las viviendas o habitaciones que ocupan los obreros están ubicadas en un extremo del campamento.

En la elaboración de los ladrillos, existen diferentes puestos de trabajo. Los cortadores, como su nombre lo indica, se encargan de cortar los ladrillos y son los más buscados por los propietarios de los hornos. Para que el corte rinda, estos obreros deben conjugar la técnica con la velocidad.El banquetero se encarga de trasladar los ladrillos que se secaron en la cancha hasta el lugar en el que se cocerán. Una labor, mayoritariamente a cargo de mujeres, es la de las apiladoras: ordenan las piezas de barro para construir las hornallas.

Los ladrillos se venden en los mismos campamentos. Hasta allí llegan transportistas que trasladan las piezas de barro hasta las obras, corralones o puntos de reventa. En los hornos, 1.000 ladrillones de primera calidad se consiguen a 3.500 pesos. Apenas se trasladan a los corralones de Allen, el precio se incrementa más de un 30 por ciento: 5.193 pesos las 1.000 piezas (precios a diciembre de 2016).

VIDA EN LOS CAMPAMENTOS

Colonia 12 de Octubre es una franja de territorio arcilloso ubicada al noreste de Allen, sobre la zona de bardas (terrenos elevados que bordean el Alto Valle). No es un sector urbanizado y en el lugar existen un centenar de campamentos ladrilleros ubicados sobre la traza de un gasoducto de alta presión y debajo de una línea de alta tensión. Durante muchos años, se creyó que la superficie de este poblado pertenecía al Estado. Los horneros no tenían ningún tipo de documentación de las tierras que ocupaban. Pero en el 2009, Bardas de San Miguel, una empresa minera, se adjudicó la titularidad de las parcelas.

El municipio de Allen había elaborado un plan para trasladar los hornos hacia el este, en la zona de Guerrico, donde se pensaba organizar un parque ladrillero, pero el proyecto no tuvo aceptación entre los horneros bolivianos y en el 2010 terminaron adquiriendo las tierras de Colonia 12 de Octubre a la compañía propietaria.

En total, los horneros compraron 117 hectáreas (toda la extensión de este campamento) a través de la Asociación de Ladrilleros Árbol Río Negro, entidad que crearon al efecto.

Sin embargo seis años después, todavía no existe la escrituración de las tierras por problemas internos y legales que tuvo la propia organización ladrillera.

“Yo ya no sé qué pensar con todo esto de la compra de las tierras. Con mucho esfuerzo nosotros juntamos peso por peso para ser propietarios pero todavía no nos han entregado las escrituras de los lotes y creo que acá alguien nos metió la mano en el bolsillo. Cuando tengamos los títulos de propiedad, recién ahí, vamos a poder empezar a tener los servicios como el agua o la luz de manera legal”, dice un hornero de Colonia 12 de Octubre.

La zona norte de los hornos está ubicada en las bardas, detrás de una franja de chacras de una empresa frutícola. A diferencia de Colonia 12 de Octubre, en el norte, todos los hornos están localizados sobre tierras de un mismo dueño: un productor minero de nacionalidad argentina que provee más del 50% del limo que se utiliza para la elaboración de los ladrillos en Allen.

También es propietario de las habitaciones que ocupan tanto los trabajadores permanentes como los temporarios, y ha hecho los tendidos de luz, compra el agua para consumo, etc, según indica el informe de la UNRN y el CFI.

El predio donde están asentados estos hornos no está subdividido oficialmente, por lo que todos los caminos dentro de él son privados y requieren de autorización expresa del propietario para circular en ellos. Asimismo, la posibilidad de crecimiento económico en esta zona de hornos es más acotada, ya que el dueño de las tierras tiene injerencia sobre todo la cadena productiva: les vende a los horneros la materia prima al precio que considera oportuno, se queda con un porcentaje de ladrillos en concepto de alquiler y controla todo el proceso.

EL ROL DEL ESTADO

Como las familias viven y trabajan en el mismo espacio, la vulnerabilidad en la que se encuentran tiene varias dimensiones: sin trabajo formal, no tienen aportes a la obra social, a la ANSES, ni ART o seguro de vida. Por otro lado, todos deben colaborar para alcanzar la meta productiva: por eso, mujeres, adolescentes y niños se suman a las tareas. Por último, las viviendas suelen ser precarias, no tienen cloacas y están “colgadas” al tendido eléctrico.

“La mayoría de las personas son de nacionalidad boliviana, y hay muchos menores. Se visualizaron baños en estado precario y habitaciones cerradas con candados, lo que hace suponer que había gente que no podía obrar libremente en su vida. La situación de los menores también es compleja”, dijo la ex viceministra de Trabajo de la Nación, Noemí Rial, al referirse a una inspección que se hizo en Colonia 12 de Octubre durante el 2011. La cartera nacional aseguró en esa fecha que en la zona ladrillera de Allen había “trata de personas” y que se habían detectado casos de trabajo infantil.

Las inspecciones de los organismos de control en la zona ladrillera (Colonia 12 de Octubre y sector norte) han sido esporádicas, pero en cada operativo se hallaron serias irregularidades: principalmente, falta de registración de los trabajadores, además de precariedad en viviendas y sectores de sanitarios, según explica el delegado en Allen de la Secretaría provincial de Trabajo, Daniel Panero. Cuando los obreros advierten la presencia de inspectores, muchos huyen de los campamentos y se esconden detrás de las bardas o en algún lugar de difícil acceso. Lo mismo sucedió durante el desarrollo de esta investigación con un grupo de mujeres que, al ser fotografiadas trabajando en uno de los campamentos, se escondieron detrás de una pila de ladrillos, visiblemente asustadas, mientras señalaban al dueño del horno, que vigilaba a los obreros desde otro sector. Cabe aclarar que el trabajo femenino está prohibido en el contrato colectivo de ladrilleros.

ESCASAS DENUNCIAS

Panero relata que son “contados” los casos en los que los obreros del ladrillo se animaron a denunciar las pésimas condiciones de trabajo. En una oportunidad —recuerda el funcionario—, una pareja de inmigrantes bolivianos acudió a la sede de Trabajo para denunciar que el propietario del campamento sólo les daba 50 pesos por semana para la comida. Pero cuando se activaron los mecanismos para avanzar con las acciones, desistieron de la presentación.

La Secretaría de Trabajo de Río Negro no realizó inspecciones en la zona ladrillera durante el 2015 y casi todo el 2016. En noviembre de este año, hizo un operativo de higiene y seguridad en Colonia 12 de Octubre. De acuerdo al organismo, no cuentan con los recursos necesarios para el control eficaz de un territorio tan extenso: 150 hectáreas, aproximadamente.

Las condiciones de precariedad de la mayoría de las viviendas que habitan los obreros del ladrillo son visibles. En el sector norte, viven hacinados en habitaciones que no cumplen ningún requisito de seguridad e higiene laboral.

En Colonia 12 de Octubre, que es el territorio ladrillero más extenso, acceden a los servicios en forma clandestina (se “cuelgan a la luz”, por ejemplo) y gran parte de los campamentos están ubicados sobre la traza de un gasoducto troncal de alta presión y debajo de una línea de alta tensión, con el riesgo que representa. En enero y julio del 2012, el gasoducto fue dañado por máquinas excavadoras que trabajan en la actividad ladrillera. El panorama fue crítico porque el caño tiene una presión de 25 kilos, es decir, 25 veces mayor a la que posee la red domiciliaria de gas.

Como los obreros del ladrillo son trabajadores no registrados, no tienen aportes al sistema de seguridad social y padecen la carencia general de los derechos y beneficios que prevé la normativa para los empleados. Al no contar con obra social, el Hospital Dr. Ernesto Accame de Allen se encarga de cubrir toda la demanda sanitaria de los trabajadores ladrilleros. En cuanto a la educación, los padres ven en la escuela la posibilidad de ascenso social, el camino para que sus hijos salgan de la vida sacrificada en los campamentos. Los niños van, en su gran mayoría, a la escuela primaria Nº 299, pero también a otros establecimientos de la ciudad.

*(este reportaje continuará en la edición de mañana)

martes, 6 de diciembre de 2016

Denuncian detención de 12 choferes bolivianos en Perú por supuesto tráfico de drogas



El secretario ejecutivo del transporte pesado internacional, Pedro Quispe, denunció la tarde de este lunes que 12 conductores bolivianos fueron detenidos preventivamente en Puno, Perú, por su presunta implicación en el tráfico de drogas en la carga que transportaban.

Demandó, junto a familiares de los aprehendidos, la intervención del Gobierno para lograr a liberación de estas personas y advirtió con el inicio de medidas de presión si ello no ocurre en las próximas horas.

Dijo que hay 23 camiones retenidos que transportaban carbón mineral para la empresa fundidora de Vinto de Oruro y que cuando sus familiares fueron a reclamar a la comisaría peruana en el Desaguadero, recibieron malos tratos de los funcionarios.

Quispe y los familiares de los detenidos se movilizaron en la plaza Murillo, donde mostraron videos en los que se ve a los funcionarios peruanos trasladar a los transportistas bolivianos en medio de reclamos y el llanto de sus familiares.

Reiteró el pedido para que el Gobierno intervenga en este caso y no descartó el inicio de un bloqueo en la frontera para exigir la atención a su pedido.

Condenan en Nigeria a tres bolivianos por producir metanfetamina



Un tribunal de Nigeria condenó el martes a la cárcel a tres ciudadanos bolivianos por planear producir una droga prohibida, la metanfetamina, en una vivienda en las afueras de Lagos.

Los tres bolivianos, que fueron detenidos junto a dos nigerianos en febrero de 2012, fueron declarados culpables de dos acusaciones por producir ilegalmente esta substancia en la zona de Iba.

"Por la presente están condenados a seis años por cada uno de los dos cargos. Pero las penas pueden cumplirse simultáneamente", declaró la jueza Oluremi Oguntoyinbo en su veredicto.

La juez dijo que el tribunal había sido indulgente porque los acusados se habían declarado culpables.

Estas acusaciones son podían ser condenadas a una pena de cadena perpetua.

La metanfetamina es una substancia estimulante sintética y altamente adictiva que incrementa la actividad y produce una sensación general de bienestar.